Hortensia (Hydrangea maecrophilla)


La hortensia es una especie muy cultivada en macetas individuales al aire libre, jardines o balcones e incluso puede ser trasladada a interiores durante su periodo de floración.


Características de la hortensia

Arbusto de follaje caduco de 0,40 cm a 1,5 metros de altura. Sus flores se agrupan en cimas globosas y pueden ser de color blanco, azul, rosa, celeste y rojo. Hay muchas variedades con flores total o parcialmente estériles. Su cultivo y adaptación es fácil y bueno, y soporta bien las heladas cuando crece cerca de paredes. Su floración comienza a mediados de primavera y se extiende hasta principios de otoño.

Suelo

La hortensia prefiere los suelos fértiles, ácidos y profundos. El suelo para esta planta con flor se corrige con agujas de pino, hojas de castaño y turba. La fertilidad de la hortensia mejora cuando se incorpora resaca de río, sangre desecada o estiércol en cantidades moderadas.


El sustrato ideal para maceta está compuesto por una mezcla con tres partes de turba, tres partes de resaca de río y una parte de arena para mejorar el drenaje. El recipiente en donde se vaya colocar la hortensia debe tener una profundidad de 20 cm. La turba puede ser reemplazada por mantillo de pino.

Ubicación de la hortensia del jardín

A la hortensia le gustan los lugares como buena luminosidad y circulación de aire. La luz solar directa en horas del mediodía puede afectar la coloración de las flores y provocar quemaduras en el follaje, las cuales pueden ser evitadas plantando la hortensia en lugares protegidos.
Cuando está expuesta a menos de cuatro horas de luz solar, la hortensia florece con menor intensidad y las plantas adquieren una mayor altura con hojas mucho más grandes.

Plantación

La plantación la hortensia se realiza desde septiembre en días frescos o nublados y el hoyo de plantación debe ser mucho más grande que el pan de tierra de la planta que tiene que ser ubicada a nivel del terreno.

La planta es separada de su recipiente y se deposita en el hoyo donde debe aplicarse la tierra mejorada con turba alrededor de la planta a medida que se compacta para que quede fijada al terreno. La hortensia se ubica a 50 cm de paredes y 50 cm entre plantas.

Fertilización


El fertilizante completo debe incorporarse alrededor de cada planta cuatro semanas después de la plantación en 15 g. Luego, a partir del segundo año hay que realizar dos fertilizaciones: una al iniciar la primavera y otra en pleno verano en una misma dosis. Si quieres que el follaje sea verde intenso, incorpora 2 g de sulfato de hierro disuelto en agua de riego.

Riego

El riego de la hortensia debe ser abundante y cada tres días durante el periodo floración evitando mojar la inflorescencia. Durante el invierno los riegos deben ser periódicos para que el suelo se mantenga humedeciendo.

Cambio de maceta


La maceta debe sujetarse con la mano, tapando el sustrato con los dedos a los lados de los tallos. La planta debe ser separada con un golpe en el borde y la tierra adherida las raíces, debe ser retirada parcialmente con una varilla. Se planta en una nueva maceta con sustrato compuesto por turba, tierra negra y resaca de río, fijando muy bien las raíces. El sustrato debe regarse bien y la maceta debe mantenerse protegida de la luz solar durante los siguientes dos días.


Problemas y soluciones

  • Hojas amarillas solo con las nervaduras verdes: para solucionar la clorosis, hay que regar la hortensia con una solución de 10 g de sulfato de hierro en 1 l de agua.
  • La hortensia no brota: es necesario el cambio de maceta o la renovación del suelo.
  • Invasión de caracoles: puedes tener sapos, erizos o pájaros para que acaben con la plaga de caracoles, o bien, colocar cáscara de huevo rotas en los tiestos o ceniza en los bordes de los mismos.
Te recomendamos leer:
Deja tu comentario y recuerda suscribirte a nuestro newsletter y seguirnos en las redes sociales: Facebook, Twitter y Google +. Este post pertenece a Entreplantasymacetas.blogspot.com, autora Flavia.