Aucuba (Aucuba japónica variegata)


La Aucuba se cultiva en lugares protegidos del jardín, aunque también se adapta a los ambientes de interior luminosos y frescos. Continúa leyendo para conocer más sobre esta hermosa planta.


Características

La Aucuba es un arbusto de origen asiático con follaje persistente. Este mismo puede llegar a medir 50cm a 150cm de altura. Sus hojas son simples, verdes brillantes salpicadas de color amarillo de 7-12cm de largo.

Suelo

Esta planta de interior y exterior prospera en sustrato suelto, fértil, levemente ácido, compuesto por tierra negra, turba y resaca del río, en macetas con más de 30 cm de profundidad.

Luminosidad y temperatura

Precisa luminosidad intensa, y sol directo de las primeras horas de la mañana. El crecimiento óptimo de esta planta se produce entre los 12º C a los 18º C, aunque puede tolerar temperaturas cercanas a los 0º C. Cabe destacar que, si sobrepasa los 25º C en situaciones de escasa luminosidad y humedad, la planta puede malograrse.

Riego y abono

El sustrato debe mantenerse ligeramente húmedo con riegos moderados cada cuatro días en verano y cada diez durante el invierno. Una solución de un gramo de sulfato de amonio por cada litro de agua aplicada cada 30 días en primavera, activa la brotación y sustituye al estiércol empleado en el cultivo al aire libre.

Humedad del ambiente y propagación

La Aucuba precisa de un ambiente húmedo y ventilado, pues no tolera los ambientes cálidos y secos. Su propagación es por esqueje en primavera.

Cultivo

Se desarrolla correctamente si se inicia el cultivo interior al promediar la primavera. Siempre se debe seleccionar un ejemplar ramificado con hojas grandes, brillantes y sanas, que cubran los tallos desde la base. Ubica la Aucuba junto ventanas para que no le afecten las corrientes de aire y, durante el invierno, mantenla con riegos escasos y alejada de los calefactores.

El rociado periódico del follaje con agua de lluvia crea una atmósfera húmeda a su alrededor y la limpieza de las hojas se realiza con un paño húmedo o abrillantador. A principios de la primavera se renueva la capa superficial del sustrato de la planta adulta y el follaje denso se consigue con el acortamiento de los brotes.

Problemas y soluciones

  • Hojas con el borde oscuro: sustrato demasiado húmedo. La solución es esparcir los riegos.
  • Hojas arrugadas: el ambiente es muy caluroso. La solución es trasladar un sitio fresco.
  • Hoja doblada hacia abajo: el sustrato está seco. La solución es regar con mayor frecuencia.
  • Tallos y hojas con insectos adheridos: si hay cochinilla la solución será aplicar insecticida sistémico.
  • Hojas que caen: la atmósfera es seca. La solución será rociar el follaje.
  • Hojas con zonas pálidas: luz solar directa. La solución será resguardar la planta de los rayos solares.
Te recomendamos leer:
¿Te ha gustado este post? De ser así, no te vayas sin dejarnos tu comentario!!! Suscríbete para recibir todas las novedades en tu correo y Síguenos en FacebookTwitter y Google +.