Clivia (Clivia miniata): consejos y cuidados


La Clivia es una planta con flor nativa de Sudamérica, muy apreciada por su floración. Esta misma se puede cultivar en jardines, balcones e interiores luminosos.


Características

Es una planta herbácea perenne de 50cm de altura, provista de un rizoma corto y con numerosas raíces fasciculadas y carnosas. Su follaje es persistente, pues se compone de hojas planas y de color verde oscuro de 40cm de largo. 

Sus flores son de color rojo-anaranjado, de forma acampanada y de 10cm de largo. Las mismas están dispuestas en la extremidad de un tallo suculento en número de 6 a 15. La Clivia y le digo al en un florece desde fines del invierno hasta la iniciación del verano.

Suelo

La Clivia progresa en un suelo fértil, profundo y ligeramente ácido. El lugar de plantación de la Clivia en el jardín, puede corregirse con resaca de río, turba y arena en partes iguales. El sustrato se compone por dos partes de turba, cinco partes de tierra negra y tres partes de resaca de río. El terreno compacto y el anegamiento prolongado perjudican a la planta.

Luminosidad

Esta planta se adapta a diversas situaciones, pero las mejores floraciones son producidas a media sombra y con luz solar directa de las primeras horas de la mañana. Los balcones orientados al sudeste, este y sur son favorables para su desarrollo.

Temperatura

La planta situada en una zona protegida del jardín tolera muy bien las heladas cuando la temperatura no desciende de 0º C. Sin embargo, no resiste el ambiente cálido y seco.

Riego

Durante la etapa de floración y de crecimiento anual, primavera-verano, la Clivia requiere un riego moderado cada cuatro días. Desde mediados del otoño se reduce de manera gradual hasta mantenerla casi seca, con el sustrato ligeramente húmedo, durante tres semanas en el descanso invernal.

La frecuencia de los riegos debe normalizarse al formar el escapo floral a fines del invierno. El agua de las lluvias casi siempre supera la necesidad de la planta cuando se la mantiene al aire libre.

Abono

Deben esparcirse 15g de fertilizante compuesto cerca de las raíces durante los primeros días de verano y, posteriormente, se incorporan 100g de harina de huesos a comienzos del otoño.

Cultivo en el jardín y en maceta


La plantación al aire libre se efectúa durante la primavera o comienzos del otoño, en un terreno previamente roturado y mejorado hasta 25cm de profundidad. Las plantas deben colocarse separadas a 40cm de distancia y 40cm de los muros.

El ejemplar obtenido a partir de semillas florece en el segundo o tercer año, mientras que el que proviene de la división de una planta adulta produce una gran cantidad de flores en el mismo año. La fructificación afecta la floración del siguiente año y el tallo floral tiene que cortarse desde la base cuando las flores se marchitan.

La poda se disminuye a la eliminación de las hojas inferiores secas en la primavera y a fines del otoño. El trasplante cada cuatro años asegura la floración y la vida prolongada de esta planta con flor.

Para cultivar la Clivia en maceta es necesario usar un recipiente de 20cm de profundidad. Las raíces se podan antes de la plantación y debe cultivarse en un lugar luminoso del patio, balcón o junto al ventanal.

La especie joven necesita el cambio de maceta durante la primavera, mientras que a la planta adulta se le debe renovar la capa superficial del sustrato cada tres años. Cada 4-5 años hay que extraerla de la maceta para dividirla y renovar su suelo completamente. Recuerda que para limpiarla debes utilizar un trapo húmedo, no abrillantador.

Problemas y soluciones

  • Hojas marrones quemadas debido al sol directo del mediodía sobre el follaje mojado. La solución: evitar riegos sobre el follaje.
  • Extremo de las hojas oscuras debido al efecto de las heladas. Solución: protegerla del frío.
  • Hojas pálidas y floración escasa debido a la falta de nutrientes. Solución: abonar con fertilizante compuesto.
  • Brotación exuberante con flores limitadas y pequeñas. Solución: levanta la planta y divídela en la primavera.
Te recomendamos leer:
Deja tu comentario y recuerda suscribirte a nuestro newsletter y seguirnos en las redes sociales: FacebookTwitter y Google +. Este post pertenece a Entreplantasymacetas.blogspot.com, autora Flavia.