Rosa de la China (Hibiscus rosa-sinensis L.)




La Rosa de la China es oriunda de las regiones tropicales de Asia y pertenece a la familia de la malváceas. Es un arbusto ramificado de 2 a 5 m de altura con hojas aserradas de color verde intenso de 5 a 12 cm de largo. Sus flores axilares solitarias simples, dobles, acampanadas, rosadas, amarillentas, anaranjadas y rojas de 8 a 12 cm de diámetro, suelen durar solamente 3 días en la planta.



La Rosa de China es apropiada para el cultivo en el jardín, en maceteros y en balcón por su floración que comienza a mediados de la primavera y continúa hasta fines de otoño.

Suelo, abono y riego de la Rosa de la China

La Rosa de la China prefiere el suelo fértil, levemente ácido, con una profundidad de 30 cm como mínimo. Se usa un sustrato compuesto con dos partes de turba, dos partes de resaca de río y seis partes de tierra negra para el cultivo en recipientes. Cabe destacar que la Rosa China no se adapta al terreno arcilloso, húmedo o con poco drenaje.

En cuanto al abono, el uso de 50 a 100g de harina de huesos en la plantación, ayuda a activar el crecimiento radicular y la floración de la planta en el primer año, como así también lograr una copa ramificada. Desde mediados del verano hasta fines del otoño debe agregarse cada 35 días, 3g de fertilizante compuesto tipo 15-15-15 para que se mantenga florecida de manera continua. Recuerda que la Rosa China debe regarse cada cuatro días en verano y cada 15 días en invierno.




Ubicación y propagación

La Rosa China se cultiva en sitios luminosos, en donde dé la luz solar directa durante la mañana y se mantenga alejada de los vientos fríos del sudeste durante el invierno. Para multiplicarla, debe cortarse una sección de 12cm de longitud de un brote sano y fuerte. Quítale el par inferior de hojas y prepara el esqueje recortando el tallo al nivel de un nudo o del nacimiento de una hoja e impregna con hormona de enraizamiento la base del esqueje.

Se inserta en el sustrato húmedo compuesto por turba y tierra negra en partes iguales. Se riega de manera abundante, se cubre con un plástico sostenido por alambre y se ventila el almácigo durante cinco minutos diarios. En un lugar luminoso protegido la luz solar directa y con 20º C produce raíces en cinco semanas. La cobertura, debe quitarse en la tercera semana.

Problemas y soluciones


  • Hojas y pimpollo que se caen: ocurre con frecuencia durante el otoño debido a las temperaturas bajas.
  • Hojas nuevas pequeñas y floración escasa: esto se debe por la falta de nutrientes. La solución es fertilizar el sustrato.
  • Hojas y brotes con insectos verdes (pulgones): la solución es usar insecticidas sistémicos.
Te recomendamos leer:
Espero que te haya sido útil este post sobre características, cuidados y consejos de la Rosa de la China. Déjame tu comentario y cuéntame si tienes una.

Visita nuestros otros blogs: Ser chickas y Tu guía de bodas ¡Te esperamos!