Buscar

jueves, 30 de noviembre de 2017

Strongylodon macrobotrys, planta trepadora que cautiva por su belleza

Strongylodon macrobotrys también conocida como Parra esmeralda, Parra de jade, Parra de jade turquesa, Flor de jade, Cascada de jade y Vid de jade. Es una especie originaria Filipinas y pertenece a la familia botánica Fabaceae.







No dejes de leer:


Características y cuidados de la Parra esmeralda

Es una planta perenne leñosa que puede alcanzar los 18 m de longitud. El follaje es de color verde pálido y cuenta con tres hojas. Mientras que las flores tienen forma de garra que van en racimos colgantes, de color turquesa, el cual es muy parecido a los minerales jade y turquesa. Las vainas son cortas, oblongas y carnosas.

La planta crece en bosques húmedos y barrancos. Se cultiva en pérgolas o soportes altos para que pueda ser capaz de mostrar la belleza de sus flores en cascada.

Debe plantarse en un lugar donde reciba luz solar durante unas horas del día, pero hay que considerar que se puede quemar si se coloca a la sombra.

No es capaz de resistir las heladas y necesita de una temperatura mínima de 14˚C.  Por lo que habría que resguardarla en invernaderos para su desarrollo. 




En cuanto el suelo, requiere de compost preparado y el abono debe ser orgánico en la primavera y el otoño. Aunque también se puede usar un abono granuloso de lenta liberación durante 3 meses. El riego debe ser moderado y solo para poder humedecer. Se puede propagar por medio de esqueje y le toma 2 años para florecer.

La parra de jade es polinizada por abejas, murciélagos y colibríes. Incluso es la favorita del ave Aethopyga bella, la cual es una especie de avispa y hogar de la mariposa Papilio palinurus. 


Así que se considera la Strongylodon macrobotrys que le va de maravilla al jardín y nadie la olvidará por su porte y elegancia ¿Qué te parece?¿La habías visto? Déjanos tus comentarios y recuerda que Entre plantas y macetas siempre estamos al pendiente de tus espacios verdes.