Petunia, una planta con atractivas y coloridas flores para tu jardín


La Petunia, perteneciente la familia Solanaceae, apareció por primera vez en Europa a principios del siglo XIX. A partir de allí, ha ido ganando aceptación hasta su introducción en el mercado, convirtiéndose en una de las plantas con flores más populares.


Suele desarrollar una abundante floración durante un largo período desde la primavera hasta el otoño. Sus llamativas flores sirven para decorar maceteros, ventanas, cestas colgantes, etcétera. La Petunia es una planta perenne, semiresistente que muy pocas veces sobrevive al invierno. No soporta la lluvia ni el viento, y un período de clima húmedo prolongado puede dejarla en mal estado. Como es muy fácil de cultivar mediante semillas, generalmente se cultiva como planta anual.

Son alrededor de 40 las especies que forman este género que abarca desde Argentina hasta el sur de los Estados Unidos. Su amplia gama de híbridos cuenta con una gran variedad de colores. Estos pueden dividirse en cuatro grupos: las Multifloras, las Grandifloras, las Nana Compacta y las Pendula.

Cuidados de la Petunia en primavera y verano


Plántalas entre primavera y verano y usa un buen compost al que deberás agregarle un poco de arena. Una maceta de 15 cm de diámetro es perfecta para un solo espécimen, mientras que para los grupos de Petunia precisarás recipientes de entre 23 y 30 cm de diámetro para las especies grandes o entre 15 y 20 cm de diámetro para las especies pequeñas.

Sea cual sea el recipiente que utilices, coloca una buena capa de piedrecillas en la base para que drene correctamente. La Petunia precisa una ubicación soleada para crecer y, ten en cuenta que el mal tiempo prolongado, puede ocasionar daños irreparables. Por tanto, proporciónale un sitio resguardado.

Riega con abundancia durante el verano agregando unas gotas de fertilizante líquido al agua cada 15 días, una vez que los pimpollos se hayan formado. Cuando llegan las heladas otoñales, las flores comienzan a marchitarse y la planta adquiere un aspecto lamentable.

Cuidados de la Petunia en otoño e invierno


Las Petunias deben ser descartada a finales de otoño, para ser sustituidas por plantas nuevas en la siguiente temporada. Sin embargo, puedes continuar su cultivo, aunque precisarán la protección de un invernadero frío a 4 °C. Mantenlas en un sitio iluminado y riega de vez en cuando para que el compost se mantenga húmedo. Recorta los tallos viejos en invierno-primavera para que los nuevos brotes se desarrollen.

Propagación de la Petunia


Cultiva la Petunia de semilla en el mes de marzo y distribúyelas en una bandeja de compost húmedo y recubre con una capa de arena. Colócalas en un propagador o envuélvelas en una bolsa de plástico a una temperatura de entre 18 y 21 °C. 

Cuando las plántulas sean grandes como para manipularlas. Trasplántalas a los recipientes definitivos, pero continúa manteniendo la temperatura. Llévalas al exterior en primavera o verano y trátalas como plantas establecidas.

Problemas y soluciones


Si la planta no recibe agua suficiente, las hojas y las flores se marchitarán. Por otra parte, el exceso de agua y la luz inadecuada, pueden provocar el crecimiento de las hojas a expensas de la floración. Las flores son susceptibles a los daños ocasionados por la lluvia y el viento, aunque la nana compacta es mucho más resistente. 

Probablemente, el pulgón verde y los áfidos ataquen los tallos y las hojas, sobre todo si se trata de plantas jóvenes. Pulveriza con un insecticida a base de piretrina y si encontraras trips, usa un insecticida con base de malathion.

Te recomendamos leer:
¿Te ha sido útil esta información sobre los cuidados de la Petunia? Deja tu comentario.

Visita nuestros otros blogs: Ser chickas y Tu guía de bodas ¡Te esperamos!