Coreopsis, una planta hermosa muy fácil de cultivar


La Coreopsis grandiflora hogg. pertenece a la familia de las compuestas como el Cosmos, la reina Margarita y el Copete, entre otras. Es una planta herbácea, perenne, que puede llegar a medir entre 40-80 cm de altura.


El origen de esta hermosa planta con flores amarillentas es de América boreal. Sus hojas son basales enteras y caulinares con segmentos lineares, y sus hojas son capítulos terminales amarillos de 2-5 cm de diámetro.

La época de floración de la Coreopsis es en verano y está destinada al jardín. Su adaptación es muy buena y de muy fácil cultivo. Prefiere el suelo liviano y fértil y el sustrato debe ser compuesto con resaca de río, tierra negra y arena.

Ama la luminosidad plena, con luz solar directa durante la mañana, y su resistencia al frío es escasa, pues no tolera temperaturas inferiores a 7 °C. En cuanto a la humedad del ambiente, prefiere la atmósfera húmeda y se riega cada 2-3 días en el verano; semanal en el invierno.

Abona la Coreopsis con 200-300 g de harina de huesos por metro cuadrado de cantero durante la primavera y poda de los tallos luego de la floración.

Si deseas propagar la Coreopsis, deberás hacerlo a través de semillas o división de matas en la primavera. Afortunadamente, es resistente las causas parasitarias.

Quizás también te pueda interesar: Cuidados de la coqueta

Si te ha sido útil esta breve información sobre la Coreopsis, deja tu comentario.

Visita nuestros otros blogs: Ser chickas y Tu guía de bodas ¡Te esperamos!