Cuidados y características de la Tecophilaea

Imagen cortesía de Fundacion Philippi

La Tecofilea es una pequeña y encantadora bulbosa de origen sudamericano, que fue introducida hace más de 100 años, aunque aún sigue siendo rara en cultivo. No obstante, se puede conseguir fácilmente en los viveros y realmente merece ser cultivada debido a sus hermosas flores, muy parecidas a las del Crocus.


Aunque es moderadamente resistente, vivirá en un lugar soleado y protegido y es perfecta para su cultivo en tiestos o maceteros de ventanas bien soleados. Dos son las especies que forman este género reducido: la Tecofilea cyanocrocus y la Tecofilea violiflora, siendo la primera la más común.

Cuidado de la Tecofilea en primavera y verano

Estas plantas suelen desarrollarse mejor en un lugar soleado, preferentemente protegido por una pared que mire hacia la luz. Su periodo de crecimiento comienza en primavera apareciendo primero las hojas y luego las flores. Una vez que surge su nuevo crecimiento, deberás regar las plantas con regularidad hasta que el follaje empieza a tornarse amarillo a finales del verano. Luego, deben conservarse secas.

Cuidado de la Tecofilea en otoño e invierno

El cambio de maceta debe realizarse en el mes de octubre o en enero para la Tecofilea violiflora. Planta los bulbos a 5 cm de profundidad, 3 en una maceta de 13 cm y prepara tu propia mezcla con una parte de mantillo de hojas, una parte de arena fina y dos partes de tierra. Cubre la superficie del compost con una capa de cenizas o paja para proporcionar una protección adicional contra las heladas. Las plantas se deben mantener apenas húmedas después de que las hojas hayan muerto y hasta que el nuevo crecimiento se inicie al llegar la siguiente primavera.

Propagación

Las plantas establecidas suelen producir algunos bulbos. Si estos se presentan, indicados por hojas adicionales, retira las plantas de sus recipientes en el momento adecuado y separa los brotes. Plántalos en el compost habitual, 6 en una maceta de 13 cm y trátalos como plantas maduras. Las plantas suelen tardar aproximadamente tres años en alcanzar el tamaño de floración.

Especies


♥ Tecofilea cyanicrocus: originaria de los Andes es la única especie que se puede conseguir fácilmente. Crece hasta una altura de 10 cm con unas pocas hojas basales estrechas en un tallo corto. Durante los meses de primavera, produce flores hermosas de 3 cm de largo, en forma de embudo y parecidas a las del Crocus. Su color es azul intenso y al abrirse, revelan sus cuellos blancos. La Tecofilea c. leichtlinii es muy similar pero sus flores son de color azul pálido y tienen un ojo blanco mucho más pronunciado. La variedad Tecofilea c. Violacea produce flores hermosas de color azul-violeta.

♥ Tecofilea violflora: originaria de las regiones costeras del sur de Chile, es menos común que el anterior y se trata de una especie mucho más delicada, dado que precisa protección en un invernadero para poder sobrevivir. Esta planta puede alcanzar una mayor altura y su tallo llega a los 30 cm o más con una hoja basal amplia. Las flores surgen en primavera, generalmente siete por tallo. Su color puede variar del blanco y el lila o el azul intenso y el púrpura.

Te recomendamos leer:

Problemas de la Tecofilea

Los bulbos se pudrirán y toda la planta finalmente morirá si permites que se humedezca demasiado una vez que el follaje ha empezado a volverse amarillo al llegar el verano. Si las plantas permanecen en el interior o en un invernadero, debes asegurarte de que cuenten con una buena ventilación. El pulgón verde puede atacar y en caso de que aparezca, deberás rociar la planta con un insecticida que contenga Piretrina.

Visita nuestros otros blogs: Ser chickas y Tu guía de bodas ¡Te esperamos!