Características y cuidados de la Tibouchina



Las Tibouchinas son arbustos decorativos repletos de colorido y de flores, perennes o semiperennes. El género posee más de 200 especies en total y son de origen sudamericano, aunque la mayor parte se encuentra en Brasil y en países vecinos. Algunas especies pueden trepar, otras son árboles auténticos y pueden llegar a alcanzar los 4,5 m aproximadamente. También hay aquellas que pueden ser plantadas en macetas y llegar hasta los 1,2 m de alto y producir abundantes flores de un color púrpura muy llamativo hasta el otoño.



La única de estas especies cultivadas es la Tibouchina semidecandra, que llega a alcanzar hasta los 1.8 m si se le da rienda suelta en un invernadero, pero una planta pequeña de 0,3 m de alto, florece igual de bien de todos modos.

Cuidados de la Tibouchina en primavera y verano

Cambia de recipiente anualmente a mediados de verano, utilizando un buen compost. Agujerea siempre el tiesto para asegurarle un buen drenaje. Si quieres una planta grande, cambia de tiesto (más amplio) cada año, para asegurarte de no limitar el sistema de raíces. Para una planta de 0,3 m de alto, precisarás una maceta de 15 cm, para un espécimen de 0,9 m de alto, lo ideal será usar una maceta de 30 cm.

Una vez que haya alcanzado el recipiente de mayor tamaño indicado, renueva la tierra anualmente y sustituye la capa de los 2,5 a 5 cm superiores con compost nuevos. Las plantas precisarán un soporte; cuando sea la época de plantar pon dos o tres cañas de bambú, de acuerdo al tamaño de la planta, separadas en círculo, clávalas en el compost y ata los tallos utilizando alambres recubiertos de plástico.

Pon tus plantas proporcionándoles una forma compacta, o bien, luego de florecer o a principios de la primavera antes de que comience su crecimiento activo. Corta los brotes principales por la mitad y, después, los laterales hasta los pares de hojas. Las Tibouchinas soportan una temperatura máxima de 24 °C en verano en un lugar iluminado, pero siempre resguardado de la luz solar directa.

Riega sin reparos a mediados de otoño hasta la primavera, tanto como sea necesario para que el compost se mantenga húmedo, pero ten en cuenta que el agua no tiene que embalsar en el tiesto. Agrega abono líquido cada tres semanas y coloca la maceta en una bandeja de guijarros o canto rodado húmedos para poder mantener la humedad y rocía de manera regular, pero evita mojar las flores.

Cuidados de la Tibouchina en otoño e invierno

En invierno conviene mantener la temperatura entre los 13 °C hasta los 16 °C, dado que las plantas podrían perder sus hojas si la temperatura descendiera por debajo de los 10 °C, aunque nacerían otras en primavera. Asegúrate de proporcionarle una luz intensa pero filtradas y una excelente ventilación, pero evitando siempre las corrientes de aire. Riega de manera que el compost esté un poco húmedo; y rocía de vez en cuando para conservar ese grado de humedad deseado.


Propagación

Corta los esquejes de 10 a 13 cm en primavera o a comienzos del verano. Corta justo debajo de un nudo, arranca las hojas junto a la base y trata los extremos con hormona de enraizamiento. Inserte los esquejes en una mezcla húmeda de arena muy gruesa y compost a base de turba en partes iguales. 

Mantén la Tibouchina un poco a la sombra, a una temperatura de 21 °C a 24 °C, cerrada en un propagador o en una bolsa de plástico. Cuando los nuevos brotes indiquen que han enraizado, usualmente esto ocurre a las tres o cuatro semanas, retira la bolsa de plástico o descubre los esquejes y comienza regarlos de manera moderada, manteniendo la temperatura. Después de unas cuatro semanas, planta los esquejes en un tiesto de 10 cm, pinzando los brotes para darle a la planta forma de arbusto y trátalos como plantas maduras.

Te recomendamos leer:

Problemas

Si las plantas están muy secas durante mucho tiempo, las hojas pueden caerse y la floración puede resultar perjudicada, y a la inversa, regar demasiado también puede ser devastador, provocar la caída de las hojas y la ausencia de las flores. Evita también a situaciones sombreadas, dado que las Tibouchinas precisan de buena luz para florecer bien. Lo único que debes tener en cuenta es que la araña roja puede atacar. Si esto llegara a ocurrir, rocía con un insecticida con malathion e incrementa el nivel de humedad

Visita nuestros otros blogs: Ser chickas y Tu guía de bodas ¡Te esperamos!